Fluid Velvet Mat de Deborah Milano

¡Hola hormiguitas mías!

Después de entrar en calor con este post tan –nunca mejor dicho– de andar por casa, os quiero enseñar novedades que me han enviado los buenazos del equipo de Deborah Milano.

Ellos también saben que en esta época tan dura que es la oposición, a mí mirarme al espejo me da hasta pereza. Es que con la práctica una ya se hace el moño a ciegas, esto es así, chicas.

Pero claro, en una de esas escapadas al baño o a la nevera, hasta los reflejos de puertas y cuadros cantan la Traviata por el careto que arrastro por el pasillo. Vamos, dicho de otra forma y por ir al grano: si me pinto los morros desde primera hora, otro gallo canta, se me alegra el rostro y hasta bailo la Bisicleta a mis apuntes. ¡Pues esto también es así!

Total, que me han enviado unos pintalabios líquidos para la temporada de invierno 2018-2019, que os quedáis aplaudiendo delante de la pantalla al verlos (Nota: no me hago responsable de ello si me leéis desde el trabajo). Bueno, ahora en serio, mirad:

Los dos de arriba son mate, puro terciopelo al secarse, y los otros dos mate-metalizados. Que sí, sí, se puede llevar brilli-brilli y a la vez tener un acabado mate, ¡maravillas del universo!

Para aplicarlos incorporan la esponjita clásica que traen los glosses de toda la vida. Creo que con un poquito de paciencia, sin prisas, se pueden perfilar bastante bien.

Son de larga duración, muy cubrientes con una sola capa y no transfieren, así que si queréis dar morreos al churri toda la tarde y no dejarle como en carnaval, es muy buen producto. Lo que más me mola es que no se acartonan, no se caen a cachitos como otras marcas, y no se siente tirantez en los labios al llevarlos. Vamos, magia de la buena, a mí estos productos me conquistan el corazoncito.

Si habéis llegado hasta aquí y estos tesoros han llamado vuestra atención, entonces creo que os puede ser interesante saber que los metalizados (50 y 51 son los que yo tengo) son de edición limitada, es decir, que si os gustan muchísimo, tendríais que daros un pelín de prisa 🙂 Los otros –que, por cierto, son mis favoritos, (concretamente el nº15 me fascina, me enamora y me domina)– son de lineal fijo.

Su precio es de 11€ y para saber dónde encontrarlos podéis entrar justo aquí.

¿Qué color de mi humilde colección os ha hecho ojitos? 😀

¡Únete a la colonia!

Suscríbete y recibe un paquetón de bienvenida, las claves de cada mes para las Descargas y otros contenidos exclusivos para Hormiguitas VIP. ¡Te estamos esperando!

He leído y estoy de acuerdo con la política de privacidad de esta web y consiento el tratamiento de mis datos por parte de MailChimp ( más información )

Te prometo que no haré spam, ni proporcionaré a terceros tus datos sin tu expreso consentimiento. Además podrás darte de baja fácilmente siempre que quieras (aunque eso hace pupita a mi corazoncito de hormiga).

Esmaltofílica de corazón, ¡corre laca de uñas por mis venas!

4 commentarios

  1. Diana
    4 diciembre, 2018

    Los tonos son preciosos.
    Lo que te pasa a ti con las oposiciones me pasa a mi las miles de noches sin dormir bien por el bichillo, jajaja, como cambia la cara con una barra de labios : )

    Responder
    1. Nataliciosa.com
      27 marzo, 2019

      Jajaja pensemos que son por causas buenas, y siempre todo temporal, eso sí 🙂
      Toda la razón, bien lo sabes, una barra de labios hace un mundo.
      Achuchones

      Responder
  2. Julia
    21 diciembre, 2018

    Son preciosos y me encanta que sean de larga duración.
    Puff, a mí para las oposiciones aún me falta. Este curso acabaré el ciclo medio de informática. Después, aún no sé si acabaré superior de laboratorio químico (me queda 2º), quiero hacer el superior de informática (desarrollo de aplicaciones web), después una carrera y un máster de profesorado y después sí, las oposiciones. Sí, ya sé que son muchas cosas. De momento me estoy centrando en acabar el ciclo que estoy haciendo. SI todo va bien, en abril haré las prácticas. Y me hace mucha ilusión, porque será mi primer «trabajo».
    Un beso, guapa 🙂

    Responder
    1. Nataliciosa.com
      27 marzo, 2019

      ¡Hola Julia! Llego justo entonces para mandarte muchísima suerte en esas prácticas, ojalá te vaya todo lo bien. Yo tengo muy malos recuerdos de mis prácticas de esteticista porque me colaron en un sitio por chanchullos de esos de amiguismos varios y odiaba ir, me tenían frita los muy impresentables. Pero me consta que se pueden tener muy buenas prácticas, que hay sitios muy profesionales en los que de verdad puedes aprender un montón y amar tu profesión <3 ¡Cruzo los dedos para que así sea contigo! Con todo el curro que te pegas, no mereces menos.
      Un abrazote.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba