Trucos para Mejorar las Fotografías de tu Blog

Si a veces tienes la sensación de que las imágenes de tu blog no son tan buenas como las del vecino, esta entrada está enfocada en ti y en la manera de ponerle solución a este problema que a todas nos ha afectado alguna vez. Así que, ¿te quedas?

Picture

En realidad muchos son los detalles que se pueden pulir y mejorar sobre la técnica a la hora de hacer una buena fotografía a nuestras manicuras, pero vayamos al grano, centrémonos hoy en un par de puntos importantes:

Limpieza, ante todo

Lo primero, sí, es la limpieza, que la manicura esté bien. No hablo de que el diseño  tenga un buen dibujo, ni que el color sea bonito, no, no es eso. Me refiero a una cosa tan básica como tener las cutículas limpias, veréis ahora un ejemplo por ilustrar esto.
Limpieza  🙂 ¡bien!
Limpieza  🙁 ¡ups!

 

 

Se puede decir que las dos imágenes son prácticamente iguales… salvo por la evidente diferencia de limpieza. Muchas veces sin darnos cuenta, por prisa, por inexperiencia, o por la razón que sea, publicamos fotografías de trabajos con ese resultado y, salvo que sea un ejemplo explicativo -como es el caso- por lo general dan sensación de dejadez.

En este mundillo blogger ya nos vamos conociendo unas a otras, y está claro que sabemos quién está empezando y quién nos lleva una ventaja enorme, lo cual nos hace ser más o menos permisivas con estos errores, pero, sólo pensad en los nuevos visitantes, en una personita que abrió internet por primera vez buscando un buen sitio de manicuras y con un click apareció en nuestro blog. ¿Qué imagen estamos dando? ¿Pensará esta persona que hemos hecho todo lo posible por mejorar? ¿O creerá que nos hemos pintado desganadas, que no nos hemos parado a limpiar los bordes? Y lo que es más importante  para el tema de hoy ¿está en nuestras manos (caray, ¡nunca mejor dicho!) hacerlo mejor?
¡Pues si podemos mejorar, hagámoslo, entonces! 🙂

Por suerte este primer punto tiene fácil solución, con un bastoncillo humedecido con quitaesmalte podemos eliminar la laca que descarriló. Aun así, yo prefiero dejar un pequeño margen entre el esmalte y la piel a la hora de aplicar la laca de uñas, de esta manera me ahorro trabajo porque: si no lo pintas, ¡no lo despintas¡Así es más fácil! Además, cuanta más práctica tengas, más te podrás ir arrimando a la piel sin llegar siquiera a tocarla.

La fotografía en sí

Pasamos ahora a otro punto de gran peso. Por todos los medios debemos evitar fotografías borrosas, nuestra meta tiene que ser conseguir una fotografía nítida. De nada sirve la hora y media que nos hemos tirado pintando al detalle nuestra manicura si después sólo podremos apreciar ese trabajo nosotras mismas. Además, imaginemos de nuevo a ese lector novato, dejándose la vista para encontrar ese diseño que, según nosotras, está ahí, entre esa foto difuminada. El pobre entró buscando el bonito diseño que le prometimos en el título y se ha encontrado buscando dónde está Wally. ¿Hace falta decir que no querrá volver a visitarnos? Piénsalo fríamente, ponte en situación: si no conocieses a la autora de ese blog, ¿tú volverías?

Picture

Imagen  nítida

Picture

 Imagen desenfocada
     La solución también es fácil, quizá no tanto como la del primer punto pero sí que es alcanzable. A menudo observo fotografías desenfocadas en las que, en segundo plano, asoma algún elemento con una nitidez correcta. Es el típico error que ocurre con las cámaras de los móviles y las compactas. El primer plano, donde está la mano con la manicura, lo que se supone que nos importa, está borroso. Y en segundo plano, donde aparece el teclado del ordenador -por ejemplo- está enfocado.
Bien, ¿qué nos dice esto? Que nuestra cámara coge bien la imagen a partir de la distancia a la que está el teclado. Luego, ¿y si probamos a colocar nuestra mano a esa misma distancia? ¡Ya está, así de fácil!
¿Qué pasa ahora, que las uñas se ven lejos, como en pequeñito? Recortamos entonces la imagen evitando todo lo de alrededor que no sean nuestras uñas.
¿Que no conseguimos una imagen tan grande como quisiéramos? Creedme, vale mucho más una imagen nítida y pequeña, que grande y borrosa. Y esto es un hecho, comparad estas dos fotografías:

Picture

Imagen grande y borrosa

Picture

Imagen pequeña y nítida
¿Cuál preferiríais vosotras?
Si os parece, por hoy lo dejaremos aquí, porque es cierto que se puede decir mucho sobre el tema del que hablamos hoy y no me gustaría dejar cosas a medias por querer abarcarlo todo. El próximo día hablaremos sobre cómo lograr buena presencia en nuestras manos, tanto física como digitalmente, ¡ya veréis qué fácil es!

     Si tenéis alguna duda o petición para este tipo de entradas, espero vuestro mensaje vía FacebookTwitteremail o aquí mismo en los comentarios, ya sabéis que estaré encantada de ayudaros en lo posible 🙂

Antes de terminar…

Ah, y antes de terminar este post quiero aclarar, por si a alguien se le ocurre, que ni soy perfecta ni nací aprendida. Por supuesto que yo también me equivoqué muchísimo al empezar… y todavía me equivoco un montón. Aun así me pareció interesante compartir mis conocimientos con vosotras, los que ya tengo bien afianzados y remirados, porque creo que os pueden ser de ayuda sobre todo si estáis empezando o si os estáis planteando abrir un blog de manicuras algún día ^-^