Rosas y Corazones

Casi ni yo misma me lo creo pero tenía esta manicura de rosas y corazones esperando su momento desde octubre: ¡dos meses oculta! ¡Por qué!

manicura romántica de rosas con corazones

Pues no sé, ¡no sé por qué! ¿No os parece una monada? Me recuerda muchísimo al estilo de Bea de Cosas de Chicas, quizá por eso me gusta tanto, tanto, tanto. Yo le veo, además, un punto tierno que la hace apta para bodas, bautizos, comuniones.. ¡y San Valentín!

rosas y corazones

 

En estas uñas estrenaba uno de los esmaltes de la colección Sugar Summer que me tocó en el sorteo de Purple Professional. En concreto es el tono Pink Bikini, un rosa violáceo de acabado brillante aunque rugoso, efecto arena. Y sí, he dicho bien, ese efecto que tan mal se lleva conmigo. O yo con él, vaya jajaja (¿sería por eso que no quería que viese la luz?). El caso es que las he visto en mis “Archivos Archivados Archivadísimos Que Jamás Tendrán Su Propio Post” y me he dicho “¡anda, qué ternurilla!”, por eso le he dado una segunda oportunidad. Espero que os guste tanto como a mí ~ ♥︎

roses and hearts nail art

Os cuento, además, que acompaño esta laca arenosa con Underwater Laugh de la colección Le Grand Bleu de Catrice, un lila perlado que creo que es la base perfecta para cualquier nail art que requiera ese toque de ternura o delicadeza del que hablábamos. Podéis adquirirlo en Beautik, que los tienen además de oferta a 1,99€.
Sobre él realicé con un puntero el diseño de rosas que os enseñaba a hacer en este tutorial (¡que no os falte!) y, para terminar, coloqué un aplique de corazón en las uñas que quedaban libres.

¡Y a lucir las rosas y corazones!
¿Hice bien en sacarla del cajón de los Never-de-Never?
¿Probaréis a hacerla en vuestras casas?
¡Compartidla en mi página de Facebook, queremos verla!

Únete a la colonia y recibe contenido exclusivo para mis Hormiguitas VIP

Recibirás newsletters especiales pensadas para ti, claves para las descargas, contenido exclusivo que no verá la luz en el blog ¡y además estarás en contacto directo conmigo para cualquier duda que te surja!


(Y tranquila, te mantendré a salvo, a mí tampoco me gusta el spam :D )

You have Successfully Subscribed!



  • Si que son preciosas! Saludos!

  • Como puedes tener esta manicura guardada tanto tiempo? Es una monería como tu dices me gusta mucho para san valentin por el toque romántico que tiene. Precisamente ese esmalte de purple lo tengo.

    Besos

    • En San Valentín tocará hacer algo del estilo, entonces, al menos con esta mezcla de colores porque la verdad es que me ha gustado la combinación 🙂
      Un besín

  • Que adorable! Definitivamente un crimen tenerla oculta tanto tiempo, que bueno que la encontraste. Adoré esos corazones 🙂

    • Merezco un castigo, Romina, yo también me di cuenta del crimen que resulta el tenerla guardada jajaja
      Muchos besos

  • Beatriz

    Oyyyyyy Oyyyyy Oyyyyyy In Love Total!!!

    Que bonitas son y que originales, y tu queriendo comprarte placas, venga ya!!! jajajaja 🙂

    Me encantan esos esmaltes, pero no tengo ninguno…..oigo maravillas y os los he visto ya a muchas, ya los tengo en mi “Lista de Deseos” <3

    Besos reina mora de la moreria! 😛

    • jajaja te digo de verdad lo de las placas, cada vez que os veo esos pedazo de archivadores repletos de plaquitas.. es que nada tienen que ver con aquellas de Konad que compré hace un porrón de años, eran carísimas, tardaban un montón en llegar y sólo me gustaban la mitad de los diseños de cada placa. Ah, y casi siempre eran diseños pequeños, sólo detalles, ¡nada de uña completa, que es lo que más me gusta a mí y lo que bordan los de Moyou!
      (Se me ha cortado aquí el mensaje no sé por qué xD)
      Te decía que de esta marca tengo ganas de probar los esmaltes cremosos, que ya sabes que son mis favoritos, incluso los tengo por encima de los holos, fíjate jajaja quedan tan limpios… <3

      Un besín, bombón ^-^

  • Una manicura preciosa, cada vez soy más fan de los esmaltes sugar.

    Besitos mil!!

    • Yo poco a poco voy “entrado por ellos” como decimos en mi tierra, creo que se me está acostumbrado el ojo ya… 🙂
      Un besín